Arritmias en un labrador: el caso de Kin

Arritmias en un labrador: el caso de Kin

Hoy os traemos el caso de Kin, un pequeño labrador de 6 meses que acudió a nuestro centro remitido por su veterinario por frecuencia cardíaca alta. Había tenido dos vómitos y tenía antecedentes de problemas pulmonares y respiración agitada.

Cuando le exploramos, apreciamos que tenía un soplo cardíaco grado III/VI con punto de máxima intensidad en el lado izquierdo. También pudimos comprobar que estaba muy decaído, débil y con una frecuencia cardíaca muy alta.

Realizamos un electrocardiograma y pudimos ver que Kin tenía una taquicardia supraventricular a muy alta frecuencia. Además a causa de esa arritmia se estaba produciendo hipotensión.

Kin fue ingresado para poder administrarle fármacos antiarrítmicos y tratamiento para la hipotensión. Afortunadamente el tratamiento hizo efecto en pocas horas, y su ritmo cardíaco volvió a ser normal. Se colocó un Holter 24 horas para monitorizar su ritmo cardíaco durante 24 horas, y después Kin se fue a casa muy animado a la espera de los resultados.

Las arritmias en cachorros son poco frecuentes, y suelen deberse a una alteración en el sistema eléctrico del corazón. En concreto, los labradores son una de las razas predispuestas a nacer con vías eléctricas accesorias en el circuito eléctrico del corazón, lo que significa que existen vías por las que la electricidad se conduce de forma anómala. Producen lo que llamamos circuito de reentrada, lo que significa que un latido cardíaco desencadena rápidamente el siguiente, produciéndose una taquicardia difícil de parar si no es mediante tratamiento.

A estos pacientes se les pueden realizar estudios electrofisiológicos en los que se comprueba si existen vías eléctricas anormales en el corazón, y se puede realizar ablación de dichas vías accesorias para curar de forma definitiva esta patología. Asimismo, podemos poner tratamiento antiarrítmico para intentar controlar dichas arritmias.

Os dejamos una fotografía de nuestro precioso Kin, ¡nos ha robado el corazón!

Leave a Reply